Páginas

domingo, 20 de octubre de 2013

Jobiday: La importancia de retener el talento.



Los organizadores de la jornada Jobiday del pasado diez de octubre tenían un lema, Retener el talento. Esa fuga de jóvenes buscando trabajo lejos sus ciudades y de su país, está haciendo daño a diversas escalas, en primer lugar en un plano familiar, personal y fundamentalmente está mermando la capacidad productiva de España. No voy a entrar en las causas de la crisis, ni en posibles soluciones, que evidentemente las hay. Sí entro en las consecuencias que está teniendo la crisis en todas las personas de cualquier edad que han perdido el trabajo o que directamente no lo han tenido nunca. Esa sensación de vacío, de falta de oportunidades, de tiempo perdido, no cae en saco roto. Conscientes de todo esto, los organizadores de Jobiday han logrado desde la iniciativa privada algo que redunda en el interés público. Es curioso que en una época como ésta en la que las políticas activas de empleo están sufriendo severos recortes, sea la iniciativa privada la que organice una jornada así. Con ilusión, empeño, colaboración, y muy buena organización, todo reflejado en las redes sociales, lograron a lo largo de cuatro horas ilusionar a todos los asistentes al evento. No sólo ilusionar con las ofertas de empleo que allí se plasmaron, que ya es motivo más que suficiente para hacerlo sino con todas las ideas que surgieron de todos los ponentes y de las que voy a destacar las que a mi juicio son más importantes. 
La primera idea que destaco es la importancia de no estar solo en la búsqueda de empleo, en circunstancias adversas como las actuales más que nunca es necesaria la ayuda de gente experta en la orientación, asesores, mentores, apoyo de servicios públicos de empleo, empresas de trabajo temporal, agencias de colocación, departamentos de recursos humanos, etc. Muchos de los desempleados o bien no han tenido trabajo nunca, o bien lo han perdido después de años trabajando. Es esencial en estos colectivos el acompañamiento en la búsqueda de trabajo. 
La segunda idea a destacar empieza por el propio demandante de empleo, sé que puede sonar a ciencia ficción pero se ha de tener optimismo, hemos de ser capaces de coger las riendas de nuestra vida, de tener entusiasmo e ilusión, seguridad en uno mismo, actitud positiva ante las dificultades. Aprender del dolor que genera una situación de desempleo y trascenderlo porque una vez que se llegue al objetivo propuesto, llegaremos siendo mejores personas. Eso sin duda. 
En tercer lugar quiero destacar que debemos ser conscientes de las limitaciones que tenemos y de las que tienen los demás, reconocer el talento ajeno y el nuestro propio. Sólo así se podrá trabajar en equipo hacia un objetivo común. 
Por último el valor del compromiso y de la pérdida del miedo ante los retos y decisiones que se van a presentar en la trayectoria laboral. Es importante saber buscar oportunidades, escrutar al máximo, puede que dentro de tu propia ciudad halla alternativas al desempleo y que no se conozcan. Es esencial el establecimiento de alianzas, la creación de sinergias que faciliten y allanen el camino hacia el objetivo final. Ojalá que esta jornada sirva para hallar el mayor talento posible y lo más importante, retenerlo.
 
 
 
Publicar un comentario